El Ibex 35 se mantiene casi plano en la media sesión, con las leves ganancias de Banco Santander y los descensos de Arcelormittal tras presentar sus resultados de 2017. El resto de principales bolsas europeas registran tendencia mixta, a la espera de la reunión de la Reserva Federal, con el euro estable en los 1,24 dólares y el precio del petróleo retrocediendo.

El Ibex 35 sube un 0,06%, hasta los 10.434,40 puntos, en la media sesión.

Las ganancias las lideraDIA, que sube un 2,16%, por delante deEnagás y de Abertis, que se revalorizan un 1,86% y un 1,25%, respectivamente.

En el lado de las pérdidas destacaSiemens Gamesa, que cae un 2,52%, después de que JP Morgan haya elevado su precio objetivo hasta los 11 euros por acción, desde su estimación anterior de 10,40 euros por título. Así, a pesar de la mejora, los analistas de la entidad consideran que la compañía de aerogeneradores tiene un potencial de caída del 13,3%.

A continuación se sitúan las acererasArcelormittal, que baja un 1,71%, y Acerinox, que retrocede un 1,64%.

Hoy ha presentado sus resultados correspondientes a 2017 ArcelorMittal. En el pasado ejercicio, la compañía ganó 4.568 millones de dólares en 2017 (3.670 millones de euros), un aumento del 61% respecto a los beneficios logrados en 2016 que llegaron a los 1.779 millones de dólares. Los ingresos de siderúrgica crecieron un 21% hasta los 68.679 millones de dólares, desde los 56.791 millones logrados en 2016.

Por su parte, Banco Santander, que también ha presentado sus resultados, sube un 0,49%.

La entidad obtuvo un beneficio atribuido de 6.619 millones de euros en 2017, lo que supone un aumento del 7% respecto al año anterior, tras registrar un cargo neto de plusvalías y saneamientos de 897 millones. Banco Santander ha informado de que "el crecimiento de los resultados refleja la calidad y recurrencia de los  ingresos, el buen control de costes y las mejoras en la calidad crediticia".

En el Mercado Continuo, la mayor subida es la de los derechos de Prisa, que suben un 14,19%, mientras que el mayor descenso es el de Nyesa, que cae un 19,75%.

La prima de riesgo de España se sitúa en los 72,90 puntos, al tiempo que la rentabilidad exigida al bono español a 10 años alcanza el 1,403%.

En Europa, las principales bolsas europeas registran tendencia mixta. Mientras que Fráncfort sube un 0,29% y París, un 0,31%; Londres baja un 0,04% y Milán, un 0,21%. El Euro Stoxx 50 avanza un 0,12%.

Hoy se ha conocido que la tasa de inflación interanual de la zona euro se ha situado en enero en el 1,3%, una décima por debajo de la lectura correspondiente al mes anterior y el menor incremento de los precios en la eurozona desde julio de 2017, según el dato preliminar publicado hoy por Eurostat.

Por otro lado, la tasa de desempleo de la eurozona se mantuvo en diciembre en el 8,7%, igual que en el mes anterior y tal y como estimaban los analistas consultados por Reuters.

En la media sesión el euro se eleva hasta los 1,244 dólares, mientras que en el mercado de materias primas, el precio del petróleo Brent de referencia en Europa baja un 0,74%, hasta los 68,12 billetes verdes por barril.

La atención en la sesión de hoy está centrada en la reunión de la Reserva Federal. Los analistas de Renta 4 no esperan cambios en los tipos de interés, así que habrá que estar pendiente del comunicado y si apunta a una subida de 25 puntos básicos en la siguiente reunión, que se celebrará el 21 de marzo, tal y como prevé el mercado, con una probabilidad cercana al 90%.

Por su parte, los analistas de Bankinter destacan que la próxima reunión será capitaneada por Jerome Powell. “Este año esperamos tres subidas por parte dela Fed que colocarían el tipo director en el rango 2,00%/2,25% en diciembre. El cambio de presidente no altera nuestro escenario”, añaden.

De cara al resto de la jornada, se conocerá el primer dato de empleo del mes de enero en Estados Unidos, con la encuesta ADP de empleo privado que podría mostrar una generación de 183.000 puestos de trabajo.

Será el anticipo del informe oficial de empleo que conoceremos el viernes y en el que la atención estará, con un mercado laboral en pleno empleo, en vigilar si se intensifican las presiones salariales.