La racionalidad llega a la bolsa y lo hace en forma de fuertes retrocesos. El Ibex 35 corrige un 1,77 por ciento y se coloca en los 15.254 puntos tras la subida imparable de la última semana y después de encadenar dos máximos históricos consecutivos. Constructoras y pesos pesados son los principales artífices de los retrocesos. Sin embargo, el que sigue imparable es el euro ha encadenado un nuevo récord histórico frente al dólar en 1,4348 dólares, por las señales de debilitamiento de la economía estadounidense.
Un nuevo repunte de la moneda única que los analistas explican por las expectativas de un recorte de los tipos de interés en EEUU, tras la publicación de cifras macroeconómicas negativas y por los débiles resultados de algunos bancos. Un nuevo máximo de la moneda única en un día de corrección para la bolsa española que, en las últimas jornadas, había dado la espalda a Wall Street y al resto de plazas europeas, que sí se han dejado llevar por el pesimismo de algunos resultados empresariales. Los “excesos” se pagan, de manera que vemos cómo llegan las ventas, sobre todo, al sector constructor y a los pesos pesados. Así, Ferrovial lidera los recortes del selectivo del contínuo, al dejarse algo más de un 3 por ciento, seguido de Gamesa, que corrige un 2,93 por ciento. Y eso que la compañía ha conocido que el grupo australiano Babcock & Brown Wind Partners adquirirá a la española 10 parques eólicos en Alemania con una capacidad instalada conjunta de 90 megavatios. Otras compañías como FCC o Indra bajan más de un 2,6 por ciento, mientras que los pesos pesados tampoco se quedan atrás, en particular los grandes bancos.