El Ibex 35 lidera los descensos en las bolsas europeas pero salva los 7.500 puntos

Al temor a la recesión por las subidas de tipos se suman la incertidumbre política en Europa tras la victoria de la derecha en Italia y las nuevas caídas del euro frente al dólar, para crear un cóctel que agría el sentimiento de los inversores.

El indicador de confianza empresarial de Alemania (Ifo) ha empeorado más de lo previsto, marcando el tercer peor registro de la historia. "La guerra de Ucrania, la crisis energética y el endurecimiento de la política económica del BCE complican el panorama económico. En este contexto es difícil que Alemania pueda esquivar un escenario de recesión en 2023", señalan los analistas de Bankinter.

En este escenario, el Ibex 35 ha cerrado en los 7.508,5 puntos, en mínimos desde noviembre de 2020, con la mayoría de sus valores en negativo. Las mayores caídas las han presentado Colonial (-3,71%), Solaria (-3,09%), Mapfre (-2,72%), Telefónica (-2,62%), Merlin (-2,46%) y Sabadell (-2,42%).

En el terreno positivo solo se han colocado al cierre de la sesión Fluidra (+3,12%), Sacyr (+2,22%), Grifols (+0,65%), Indra (+0,38%), Amadeus (+0,3%), IAG (+0,27%) y Aena (+0,23%).

La Bolsa italiana ha reaccionado al alza ante el resultado electoral, con un ascenso del 0,67% en la sesión. En cuanto al resto de plazas europeas, Londres ha avanzado un 0,03%, París ha cedido un 0,24% y Fráncfort ha perdido un 0,46%.

A nivel empresarial, Iberdrola ha comunicado que busca un socio estratégico para su negocio de renovables en España.

Grifols ha señalado en un comunicado remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) “el compromiso” de su consejo de administración “de reducir los niveles de endeudamiento”. “El Consejo está evaluando varias alternativas estratégicas para lograr ese objetivo, mejorando al mismo tiempo el flujo de caja de la compañía. El Consejo también señala que, a 31 de agosto de 2022, la compañía tenía efectivo y líneas financieras no utilizadas por un total de más de 1.300 millones de euros”. La compañía ha anunciado asimismo que publicará sus resultados trimestrales a partir del primer trimestre de 2023.

Grenergy Renovables logró un beneficio neto de 8,8 millones de euros en el primer semestre de 2022, lo que supone un aumento de casi el 29% con respecto al mismo periodo del año anterior, según comunicó hoy la empresa a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). El ebitda escaló también hasta los 20,1 millones de euros en ese periodo, con un incremento del 51%. Este crecimiento tuvo su reflejo en los ingresos de la cotizada que alcanzaron los 107,3 millones de euros, lo que supone un 30% frente a los 82,5 millones del primer semestre de 2021.

Meliá Hotels y NH Hoteles barajan nuevas ventas de hoteles para reducir la abultada deuda.

Los inversores siguen mirando con preocupación la evolución de la guerra en Ucrania, cuando se cumplen ya siete meses desde la invasión rusa. EEUU ha advertido de las “consecuencias catastróficas” que tendría el uso de armas nucleares por parte de Moscú en Ucrania, después de que el ministro de Asuntos Exteriores ruso dijera que las regiones que celebran unos referendos tendrían plena protección si se anexionan a Rusia.

En las bolsas asiáticas, las bolsas de la región Asia-Pacífico cayeron en su mayoría el lunes, ya que el sentimiento negativo sigue pesando en los mercados. El Nikkei 225 de Japón cayó un 2,66%. El Kospi de Corea del Sur cayó un 3,2%. El índice Hang Seng de Hong Kong cayó un 0,38%, borrando las ganancias anteriores. En China continental, el Shanghai Composite cayó un 0,2% y el Shenzhen Component subió un 0,647%.

El precio del barril de petróleo de calidad Brent, referencia para el Viejo Continente, se situaba en 85,39 dólares, con un descenso del 0,86%, mientras que el Texas se colocaba en los 78,21 dólares, tras caer un 0,62%.

La cotización del euro frente al dólar se colocaba a media sesión en 0,9612 'billetes verdes', mientras que la prima de riesgo española se situaba en 116 puntos básicos, con el interés exigido al bono a diez años en el 3,257%.

En el mercado de divisas, las miradas se dirigen a la libra esterlina, que se ha desplomado hasta un mínimo histórico, provocando la especulación de una respuesta de emergencia por parte del Banco de Inglaterra, a medida que se evaporaba la confianza en el plan del Reino Unido para solventar sus problemas, y los inversores asustados se vuelcan en los dólares estadounidenses.