Apenas media hora antes de que comience la reunión entre los líderes europeos, los mercados de renta variable cerraron la sesión en negativo. Parece que vuelve a no haber nada claro, de hecho se tendrá que esperar hasta noviembre para conocer la cifra final en la que se ampliará el fondo de rescate  y los detalles del plan de rescate a Grecia. Con ello, el Ibex 35 cerró con una caída del 0.53% que le llevó a los 8.832 puntos. Penalización en la que de nuevo el sector financiero volvió a ser protagonista.
A pocas horas de conocer las principales conclusiones de la cumbre de los líderes europeos – acerca de Grecia, el sector financiero y la posible ampliación del fondo de rescate financiero – los mercados reaccionan con tímidas caídas. Y no es para menos. Parece ser que hasta la reunión del G-20 del próximo mes de noviembre no se darán cifras sobre la ampliación del fondo europeo de rescate ni el acuerdo con la banca sobre Grecia. Según ha adelantado Bloomberg, la banca no estará presente en la reunión de hoy por lo que los acuerdos sobre Grecia “podrían retrasarse unas semanas más”. ¿Conclusión? Seguimos como en semanas anteriores.

Eso sí, parece que habrá algo claro: España tendrá que seguir tomando medidas para reducir su déficit e impulsar el crecimiento. Quizás por eso el mercado español se ha convertido en uno de los más penalizados al cierre de la sesión. El Ibex 35 perdió un 0.53% y cerró en los 8.832  puntos. Una penalización que surge el día que el Banco de España asegura que las probabilidades de recesión se han incrementado tras quedar obsoletas las previsiones de crecimiento más recientes.

En el plano corporativo, los inversores penalizaron al sector financiero. Lo hicieron el día en que BBVA publicó unas cifras por debajo de las estimaciones para el tercer trimestre del año, período en el que ganó 804 millones de euros, desde los 897 millones previstos. El beneficio por acción – estimado en los 0.209 euros- quedó en los 0.17 euros para el período. Unas cifras que cotizaron en negativo pues, al ritmo del 1.3%, la cotización de la entidad vasca cerró en los 6.23 euros. Con caídas también cerró su homóloga cántabra. Banco Santander cedió un 1.3% y cerró en los 5.99 euros, un día antes de publicar sus resultados, para los que se han pronosticado una caída del 12% en su beneficio, y después de anunciar la paralización de la venta de parte de sus activos inmobiliarios.

Del resto de entidades, Banco Popular perdió un 1.17% hasta los 3.30 euros, Bankinter cedió un 0.27%, Banco Sabadell se acercó al punto porcentual en tanto que Bankia descontó un 0.9% de unos títulos que cerraron en los 3.62 euros.

Tampoco corrieron la misma suerte los títulos de Mapfre, que obtuvo un beneficio de 765.6 millones de euros en los nueve primeros meses del año, lo que supone un crecimiento del 8.7% en relación al mismo período del año anterior. La aseguradora reconoció la favorable evolución del negocio en España y la excelente actividad internacional.  La compañía perdió un 0.19% y cerró en los 2.57 euros.

OHL e Indra subieron en el mercado después de conocer que el consorcio al que pertenecen se ha adjudicado la construcción de una línea de alta velocidad a la Meca, que dispondrá de 6.500 millones de euros de presupuesto.

Sin embargo, los mayores avances los han experimentado Mediaset (2,64%) e Indra (2,20%). Mientras que las mayores caídas son para ArcelorMittal (1,77%) y Sacyr Vallehermoso (1,71%).

En el Mercado Continuo...
Renta Corporación cierra con una subida del 7,80% conocerse que su actual consejero delegado, Juan Velayos, deja la compañía. Grupo Tavex abrirá mañana en los 0,35 euros tras caer un 7,39%.