El selectivo español ha cerrado su peor sesión desde octubre en 2017 en un entorno generales de caídas tanto en Europa como en Estados Unidos. Por lo que parece, la corrección ha llegado después de más de un año sin descensos significativos y el selectivo español se coloca  en niveles de marzo de 2017.  El índice español se ha dejado un 2,53% y ha cerrado en 9.810 puntos.

Cuarto día consecutivo de caídas en las bolsas europeas y estadounidenses. Los descensos han sido tan profundos, que han laminado todas las ganancias acumuladas por los principales índices mundiales desde que comenzó el año. No ha cerrado el índice español en los mínimos del años gracias a que Wall Street ha logrado contener las fuertes caídas de  la apertura moderando los descensos.

En España sólo Siemens Gamesa se ha mantenido en positivo, el resto de valores del selectivo han terminado con descensos. El fabricante de turbinas eólicas ha finalizado con una subida del 0,56%. Por el contrario, Cellnex Telecom y Arcelormittal han sido las compañías que peor se han comportado durante la sesión, al apuntarse descensos del 4,21% y del -3,86%, respectivamente. Entre las grandes, Santander ha cedido un 2,92%, BBVA se ha dejado un 2,56% y Telefónica ha retrocedido un 2,34%

Metrovacesa, que hoy ha regresado al parqué después de cinco años ha comenzado la sesión con descensos de hasta un 7%, aunque ha finalizado esta primera sesión con una caída del 3,03% en 16 euros por acción.

Unas caídas que mayoritariamente los expertos han denominado como algo “saludable”, ya que las bolsas llevaban más de año y medio sin una corrección superior al 5%. Para muchas firmas de análisis los fundamentos de las economías y los mercados siguen siendo robustos y no es momento de vender.

Aunque la mayor parte de las firmas de inversión han manifestado su intención de comprar en esta corrección, lo cierto es que lo difícil será elegir el momento.  Juan Enrique Cadiñanos, responsable de Admiral Markets en España, señala que en las caídas de la bolsa entran en juego muchos factores. En su opinión, los inversores deberían tener en cuenta el nivel de 9.800 puntos para el Ibex 35. El experto señala que en esa cota “podríamos valorar la posibilidad de abrir posiciones largas de corto plazo, pero por el momento no me fio de que el volumen de contratación vaya a dar un respiro en esta situación actual”.

Por su parte, Luis Francisco Ruiz, director de análisis de Estrategias de Inversión explica que “en nuestra cartera, con un fondo positivo de mercado desde una perspectiva técnica y un entorno macro y microeconómico apoyando concedemos margen a las posiciones largas o compradoras abiertas. Vamos a esperar a cierre semanal antes de mover ficha y, a lo largo de la sesión actualizaremos las posiciones abiertas. Por debajo de 9.887 puntos nos plantearíamos una reducción en la exposición a mercado”.

En su opinión, “a corto plazo, el siguiente nivel de soporte lo situamos en 9.616 - 9.555 puntos, hueco al alza del 1 de marzo de 2017, que coincide con una proyección a la baja de la banda inferior de canal bajista que parte de máximos del ejercicio pasado”.  (Ver corrección y no cambio de tendencia)

Con todo, los mercados no experimentaban una volatilidad como la que se ha vivido desde 2011. El VIX, el llamado “indicador del miedo” ha llegado a superar esa cota como muestra de la sorpresa que ha causado este desplome de las bolsas. En algunas firmas de inversión comentan que detrás de esta caída no sólo está el temor a una mayor subida de tipos de interés en Estados Unidos provocada por un hipotético repunte de la inflación y de las tires de los bonos. En algunos casos creen que tras las ventas masivas están los fondos gestionados por algoritmos y se preguntan si su contagio será tan generalizado como para que la corrección dure más de lo previsto.

Volatilidad

Entre tanto, la rentabilidad del bono americano, que ayer llegó a tocar la cota del 2,80% en el título a diez años ha vuelto caer a niveles ligeramente superiores al 2,7%.

bono americano cierre

La rentabilidad de los bonos a 10 años en Europa y el español, por ejemplo, ha quedado en 1,73%.

En momentos de pánico como el de hoy, el oro ha vuelto a actuar como valor refugio y ha subido hasta tocar la cota de 1.344 dólares la onza.

El EURUSD sigue en el entorno de 1,24 unidades y el brent cotiza en 67 dólares el barril.