El selectivo del contínuo español amplía a media sesión los retrocesos con los que iniciaba la jornada y los “culpables son los mismos”: los pesos pesados. El mal cierre de Japón y una sana recogida de beneficios, después de 5 días consecutivos de subidas, lleva al Ibex 35 a los 14.440 puntos a media sesión, al dejarse un 1,02 por ciento. Las ventas se imponen también en el resto de plazas europeas, en un mercado con el cambio euro-dólar en las 1,3587 unidades.
Los expertos señalan que es lógica la recogida de beneficios que estamos viendo esta sesión, tras varios días en positivo. Los inversores se mantienen a la espera de los datos que se van a conocer en EE.UU –como el Libro Beige de la FED o las reservas de crudo semanales- y también de lo que se decida en la importante cita de mañana con el Banco Central Europeo. Entre tanto, lo que sí hemos conocido es la rebaja de crecimiento que ha pronosticado la OCDE tanto para la Zona Euro como para EE.UU en este 2007.