El Grupo Osborne cerró el ejercicio 2007 con unas ventas netas de 280 millones de euros, un 6% más que en 2006, y el resultado bruto de explotación -Ebitda- lo mantuvo en 37 millones de euros. El aumento de las ventas de los negocios propios subieron el 5,8% y el 7,4% las de los distribuciones de terceros, ha informado hoy en un comunicado la empresa con motivo de la junta general, celebrada el pasado sábado.