Uno de los principales grupos de comunicación de Canadá, CanWest, se ha declarado hoy en quiebra tras llegar a un acuerdo con sus acreedores para reestructurar la deuda de la compañía, que asciende a unos 4.000 millones de dólares canadienses. CanWest es propietaria de la cadena de televisión Global Televisión, varios canales especializados de televisión y más de una docena de periódicos de todo el país, entre ellos 'National Post', el principal rotativo conservador de Canadá.