El grupo A.P. Moller-Maersk, el mayor consorcio industrial de Dinamarca, registró en 2009 una pérdida neta de 5.489 millones de coronas danesas (737,5 millones de euros), frente a los 17.638 millones de coronas de beneficios obtenidos en 2008. La facturación ascendió a 260.026 millones de coronas, un 16,6 por ciento menos, debido sobre todo al fuerte descenso del transporte marítimo de mercancías, el principal negocio del consorcio. La compañía danesa, dedicada también a la explotación petrolífera, se vio perjudicada por los bajos precios del crudo, que cayeron un 36 por ciento respecto a 2008, y por la reducción del 28 por ciento de los fletes para el transporte de contenedores.