El Gobierno aportará un total de 80,1 millones de euros en 2011 a un grupo de sociedades concesionarias de autopistas de peaje que afrontan un riesgo de quiebra, para compensarlas por el descenso de tráfico que registran las vías.

Este importe computará en déficit a pesar de que las concesionarias deberán devolverlo con intereses al Estado, según precisaron en fuentes de Fomento.

Globalvía (FCC y Caja Madrid), Acciona, Abertis, Itínere, ACS y Ferrovial son alguno de los grandes grupos constructores y de concesiones que participan en estas vías.