España planea recortar el consumo de energía en un 10 por ciento durante los dos próximos años y ahorrar 5.000 millones de euros anuales para contrarrestar los crecientes costes del combustible en un contexto de severa desaceleración económica, ha dicho este martes el ministro de Industria, Miguel Sebastián. El proyecto pretende reducir la elevada dependencia de España de la energía importada y se anunciará antes de agosto, ha indicado Sebastián durante un encuentro organizado por Europa Press.