Un alto cargo del Gobierno español dijo el martes que actualmente no hay instituciones financieras insolventes en España y que el Gobierno no puede forzar a las solventes a reestructurarse. Esta declaración surge en respuesta a las crecientes críticas sobre la lentitud de los esfuerzos del Gobierno para sanear las cajas de ahorros en problemas. José Manuel Campa, secretario de Estado de Economía, dijo en una comisión parlamentaria que la reestructuración es fundamentalmente un proceso voluntario.