El gobierno espera que el déficit de las administraciones públicas pase del 11,4% en 2009 al 9,8% en 2010. Además, prevé que el recorte del gasto presupuestado y el plan de austeridad recientemente aprobado permita nuevas reducciones del saldo negativo hasta llegar al -3% en 2013, cumpliendo el mandato de la UE.