Fuentes del ejecutivo han dejado claro que ni el Gobierno francés ni la eléctrica EDF se han puesto en contacto con el Gobierno español
para ponerle al corriente del supuesto interés de entrar en Iberdrola, que calificaron como "rumores de mercado".Asimismo, desde Moncloa desmienten que este tema hubiera sido tratado por los dos máximos mandatarios español y francés, José Luis Rodríguez Zapatero y Nicolás Sarkozy, en la pasada cumbre hispano-gala.