El gobierno ha revisado al alza las previsiones de crecimiento de la economía española para 2007 en cuatro décimas hasta el 3,8 por ciento. Sin embargo, mantiene sin cambios en el 3,3 por ciento su estimación para 2008. Esta revisión al alza se explica por el dinamismo que viene mostrando la economía española desde 2006 y que se ha traducido en que el esperado ajuste gradual en el consumo privado y la construcción esté siendo más moderado de lo previsto, mientras que la inversión en bienes de equipo mantiene su fortaleza.
La revisión de las previsiones se incluye en el cuadro macroeconómico que ha aprobado el consejo de ministros para acompañar a los presupuestos generales del estado para 2008. El gobierno asegura que la mejora de las perspectivas de crecimiento mundial y de la Unión Europea también va a favorecer a la economía española. Además, el ejecutivo ha revisado en dos décimas, hasta el 2,8 por ciento las expectativas de creación de empleo. En 2008 se prevé que el empleo crezca el 2,2 por ciento (418.000 puestos de trabajo), dos décimas menos de lo calculado en el último cuadro macroeconómico, y que el sector exterior reste seis décimas al PIB, dos décimas menos de su última previsión.