El Gobierno ha elevado cuatro décimas, hasta el 3,8 por ciento, su previsión de crecimiento de la economía para este año, y dos décimas, hasta el 2,8 por ciento, las expectativas de creación de empleo. El Ejecutivo ha revisado el cuadro macroeconómico con el que se elaborarán los presupuestos de 2008, año para el que constata una suave desaceleración del Producto Interior Bruto (PIB) y mantiene su previsión de aumento en el 3,3 por ciento, con una composición "más equilibrada". En 2008 se prevé que el empleo crezca el 2,2 por ciento (418.000 puestos de trabajo), dos décimas menos de lo calculado en el último cuadro macroeconómico, y que el sector exterior reste seis décimas al PIB, dos décimas menos de su última previsión.