Ante la noticia de que General Motors estudia la posibilidad de quedarse con Opel a través de un plan de financiamiento de 4.300 millones de dólares, un alto funcionario de la administración estadounidense ha declarado que el gobierno no ha dará ninguna ayuda financiera para que GM se quede con su filial.