El Consejo de Ministros aprobará hoy el límite de gasto no financiero del Estado en 2010. Este techo de gasto, que en 2009 se situó en 160.158 millones de euros, con un incremento del 5% respecto al año anterior, sirve de base para configurar los próximos Presupuestos que seguirán marcados por el actual contexto de crisis económica.
De hecho, el Estado registró un déficit de 6.553 millones de euros hasta abril, en términos de Contabilidad Nacional, el 0,6% del PIB, frente al superávit de 9.123 millones de euros del mismo periodo del año anterior.

Este resultado fue consecuencia de "la importante pérdida de ingresos" por parte del Estado que ha provocado la crisis económica, y que cayeron un 19,6% en el primer cuatrimestre del año.

El secretario de Estado de Hacienda, Carlos Ocaña, destacó el pasado mes de mayo, durante la presentación de estos datos, que la caída de ingresos del Estado se debió también al impacto de las diferentes medidas tomadas por el Gobierno para aumentar la liquidez de las empresas y familias.

Ante la caída de la recaudación y el aumento de las ayudas, el Banco de España prevé para 2009 y 2010 sendos déficits públicos superiores al 8% del PIB.

Ocaña reconoció que 2009 será un año "difícil" para las cuentas públicas e indicó que el Gobierno quiere volver a situar el déficit público por debajo del umbral del 3% en el 2012, tal y como exige Bruselas.

Una vez que el Gobierno apruebe el techo de gasto para el próximo año, deberá ser ratificado primero en el Congreso y, posteriormente, en el Senado, en lo que será una prueba importante para conocer los apoyos parlamentarios con los que cuenta el Gobierno.