La coalición que gobierna Alemania ha acordado introducir una tasa que gravaría al sector bancario y cuya recaudación, que podría ascender a miles de millones de euros, se destinaría a financiar futuros rescates bancarios, según indicaron fuentes conocedoras la situación, que apuntaron que el borrador de la nueva ley estará listo en dos semanas.