El gasto en alimentación fuera del hogar cayó un 3,8% durante el último año, hasta situarse en un total de 66.210 millones de euros, lo que demuestra que el actual escenario de crisis económica también afecta al sector de la restauración.  Concretamente, según datos del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, el número de salidas durante el fin de semana se redujo un 3,1%, a lo que se suma la caída en el presupuesto de lunes a viernes en almuerzos de trabajo, frente al gasto en alimentación dentro del hogar, que creció un 3,1% en los últimos doce meses.