El gasto del consumidor estadounidense subió en abril un 0,5% con respecto al mes anterior, mientras los ingresos personales bajaron un 0,1%, su primera caída desde agosto de 2005, según indicó hoy el Departamento de Comercio. El consenso de los analista esperaban un crecimiento del 0,4% para el consumo y del 0,3% para la renta.