El G-7 podría reunirse antes de que acabe el año para analizar la crisis de la eurozona, según ha adelantado el ministro de Finanzas de Japón, Jun Azumi.

"Es cierto que ha habido conversaciones sobre la celebración de una reunión del G-7 desde la cumbre del G-20 en Cannes, pero todavía no es seguro que esto vaya a ocurrir", ha dicho Azumi en la rueda de prensa ofrecida al término de la reunión del Gabinete nipón.

Los rumores sobre la celebración de una nueva cumbre entre las principales economías del mundo se han disparado desde que la semana pasada una fuente surcoreana apuntó que los ministros de Finanzas del G-20 planean reunirse el próximo mes para decidir sobre un aumento del capital del Fondo Monetario Internacional (FMI).