El Fondo Monetario Internacional (FMI) reconoce la necesidad de una reforma en la regulación y supervisión financiera que cuente con métodos más directos para controlar el riesgo para el conjunto del sistema que pudieran incluir recargos de capital basados en el riesgo sistémico o incluso quizá limitando el tamaño de ciertas actividades comerciales.