La enseña gerundense de motocicletas de trial Ossa, desaparecida en 1985, regresa con un nuevo proyecto, en el que un grupo de empresarios catalanes ha invertido seis millones de euros, y que prevé situar en el mercado las primeras unidades de motos a partir del próximo verano y una línea de ropa masculina que empezará a comercializarse en breve.  La nueva Ossa --que trasladará su sede de Sant Feliu de Guíxols a Girona-- confía en empezar a ensamblar motocicletas entre agosto y noviembre del próximo año, lo que podría generar un centenar de nuevos empleos si se cumplen las previsiones de la firma de alcanzar una producción de 1.200 unidades.