El fabricante ruso de vehículos GAZ ha designado como nuevo presidente de su consejo de administración a Bo Andersson, quien ocupó hasta la semana pasada una vicepresidencia en la multinacional estadounidense General Motors, declarada en suspensión de pagos. GAZ, controlada por el magnate ruso Oleg Deripaska, es aliado del banco ruso Sberbank y del fabricante canadiense de componentes para automóviles Magna en el consorcio que tomará el control de Opel, en caso de llegar a un acuerdo definitivo con General Motors y el Gobierno alemán.