La divisa común de la mayoría de miembros de la Unión Europea sigue subida en 1,50 dólares consolidando así, uno de sus mayores niveles registrados.