La divisa comunitaria mantiene su fortaleza intacta. El euro se mantiene en los 1,45 dólares, un nivel que no había vuelto a visitar desde enero de 2010.

Los inversores están pendientes de la Reunión de la Reserva Federal de Estados Unidos, que comienza mañana y termina el jueves. Los mercados están expectantes sobre las palabras que pronuncie Ben Bernankem, sobre todo en lo que se refiere a poner fin al programa de recompra de bonos por 600.000 millones de dólares, que previsiblemente acabará en junio.

Un programa que ha penalizado al billete  verde, por lo que una señal de que podría terminarlo podría reavivar de nuevo al dólar. En cambio, el euro se ha visto favorecido por la reciente subida en los tipos de interés por parte del Banco Central Europeo. Jean Claude Trichet, mandatario de la entidad, dejó clara su intención de combatir la inflación y se convirtió en el primero de los bancos centrales en subir el precio del dinero en un cuarto de punto, hasta el 1.25%.

El euro se aprecia cerca de un 9% frente al dólar en lo que va de año.