Buscamos sucesos de alta probabilidad de éxito que minimicen el riesgo de la entrada, de esta forma, los 1.39 los tomamos como el nivel clave que nos permita abrir un largo con cierta fiabilidad. De momento la estructura del cruce es alcista en el largo plazo y solo los niveles de 1.39 recuperan tendencia hacia los 1.42. En el caso de que el euro se diese la vuelta, colocamos un buy stop en 1.39 con objetivo 1.42. Un stop loss en el área de 1.3685 o debajo del 50% del retraso nos protege adecuadamente la posición.



La semana que viene será clave de cara a observar si el cruce sigue retrasando. Si rompemos a la baja cerrando debajo del 61% del retraso, encararemos mínimos de Octubre con gran fiabilidad. Ante la indefinición del cruce durante un retraso lo mejor es mantenerse alejado y solamente activar ordenes en caso de que se alcancen los niveles clave. Cuidado con los apalancamientos..