El euro ha batido un nuevo récord frente al dólar, al cotizar a 1,3882 dólares. La moneda única se ve impulsada por el debilitamiento del mercado inmobiliario en EEUU, que podría llevar a una reducción del diferencial de los tipos con el área euro. Algunos operadores prevén que la divisa europea superará la marca de los 1,39 dólares a lo largo de esta jornada.
Tras superar el anterior récord frente al dólar, logrado el pasado 24 de julio en 1,3853 dólares, el euro comenzó a subir con fuerza, ya que se ejecutaron órdenes de compra fijadas una vez que se llegara a esta cota. El euro ha ganado posiciones en los primeros compases de la negociación, ya que los operadores prevén que la Reserva Federal estadounidense (Fed) recortará los tipos de interés en EEUU, actualmente en el 5,25 por ciento, por el debilitamiento de la economía de ese país. De este modo, se reducirá el diferencial con las tasas con la zona del euro, que se sitúan en el 4 por ciento. Sexto día de subida El euro ha subido frente al "billete verde" por sexto día consecutivo, después de que la Asociación Nacional de Agentes de Bienes Raíces de EEUU haya pronosticado que las ventas de casas en este país se reduzcan un 8,6 por ciento este año respecto de 2006, debido en gran parte a las turbulencias en el mercado de hipotecas. Al mismo tiempo, esta crisis crediticia podría lastrar el crecimiento de la mayor economía del mundo, lo que también habla a favor de un recorte del precio del dinero en EEUU y empuja la cotización del euro. El empleo ha descendido en EEUU en agosto pasado, por primera vez desde hace cuatro años, en contra de los pronósticos de los expertos, que no habían calculado un debilitamiento del mercado laboral. Además, el euro se ve fortalecido tras la dimisión hoy del primer ministro de Japón, Shinzo Abe, que ha aportado incertidumbre a los mercados y ha lastrado al yen.