El Estado belga y el banco francés BNP Paribas han concluido las transacciones sobre la división de banca del grupo belga Fortis, que pasará en su mayoría a la entidad gala, según anunció hoy Fortis en un comunicado. El cierre de las operaciones se produjo este martes, poco después de que la Comisión Europea aprobó las últimas ayudas públicas de Bélgica y Luxemburgo a Fortis dentro del acuerdo definitivo con el banco francés BNP Paribas para cederle el grueso del negocio del grupo Fortis.
La operación, aprobada el pasado 28 de abril por la junta de accionistas de Fortis, establece que BNP se hace cargo inicialmente del 54,5% de las acciones de Fortis Banca, que estaban en manos del Estado belga, y su participación llegará posteriormente al 75%. El Estado belga mantendrá el 25% restante.

Además, la división bancaria de Fortis compra el 25 por ciento de las acciones de la división de seguros, por 1.400 millones de euros, a fin de dar perspectivas de negocio al grupo Fortis, la entidad independiente que quedará tras la separación de la división de banca.

Con el mismo fin, el contrato de distribución ente Fortis Banca y Fortis Seguros queda confirmado hasta 2020.

El acuerdo cerrado incluye también una serie de operaciones en SPV, la estructura financiera creada para alojar los activos tóxicos de Fortis, cuyo valor total se calcula en unos 20.500 millones de euro