La noticia de que directivos del gigante europeo de la aeronáutica vendieron sus acciones antes de que se conocieran las dificultades que atravesaba el proyecto de Airbus ha provocado una auténtica tormenta política en Francia y el escándalo ha llegado rápidamente al Senado. El presidente de la comisión de Economía de la Cámara Alta, Jean Arthuis, anunció hoy que organizará una serie de audiciones públicas sobre el asunto a partir del próximo miércoles día 10 de octubre. Los primeros en acudir al Senado serán el presidente de la comisión de vigilancia de la Caja de Depósitos y Consignaciones (CDC), Michel Bouvard, y su director general, Augustin de Romanet. El organismo mantuvo ayer una postura de prudencia pero Romanet declaró el pasado mayo que, si por casualidad la justicia descubría artimañas que hubieran podido perjudicar a los accionistas, la CDC se unirá a los eventuales procesos judiciales frente a quienes hayan podido dañar sus intereses.