La subida del precio del crudo, que alcanzó en la primera sesión del año el hito histórico de los cien dólares por barril, tendrá un efecto "moderado" en la macroeconomía china aunque intensificará la presión inflacionista. Si bien el consumo de crudo en China no ha hecho más que incrementarse, los principales usuarios han sido los sectores del transporte y las petroquímicas, mejor capacitados para soportar las subidas, según Zhou Dadi, experto energético de la Comisión Nacional de Reforma y Desarrollo (máximo organismo planificador). A su juicio, el impacto será "moderado" en la economía china, que subió en los primeros tres trimestres del 2007 un 11,7% y que crecerá en 2008 un 10,8% según previsiones oficiales.