El empleo en España podría reducirse entre 0,5 y 1 punto porcentual en un año debido a los efectos generados por la desaceleración inmobiliaria, según el informe anual del Banco de España. Asimismo, el informe indica que la situación que atraviesa el sector de la edificación residencial podría restar al crecimiento del PIB entre 0,27 y 0,57 puntos porcentuales en doce meses. No obstante, el Banco de España apunta que los efectos de la desaceleración en el sector inmobiliario sobre el PIB podrían amortiguarse si se aumentara el dinamismo de la demanda exterior, aunque precisa que, en la actualidad, la posibilidad de reequilibrio descansa en la mejora de la posición competitiva de la producción interior.