El dólar repunta el martes en la sesión europea después de conocerse el débil dato de confianza de los consumidores alemanes, que contribuye al retroceso del euro. El índice GfK descendió de forma brusca hasta 4,9 puntos para junio frente a los 5,6 puntos de mayo -cifra que fue revisada a la baja-, debido sobre todo a los mayores temores por la inflación. Russell Jones, de RBC Capital Markets, apunta que la caída del euro se debe en gran medida al hecho de que muchos inversores optaron por cerrar posiciones después de que la moneda única rompiera el nivel clave de US$1,58 frente al dólar.