El dólar perdía el miércoles por la mañana parte de su impulso frente al euro y al yen tras la publicación de un informe sobre los precios al consumidor en Estados Unidos. Los precios al consumidor, especialmente si se excluyen los alimentos y la energía, mostraron sólo un leve ascenso en abril, una nueva señal de que la desaceleración económica está disminuyendo en parte el efecto inflacionario de las recientes alzas de los precios de la energía y los alimentos. Eso significa que la Reserva Federal aún podría tener espacio para recortar las tasas de interés, lo que reduce el atractivo de la moneda estadounidense frente a sus contrapartes principales. El euro subió a un máximo para la sesión de US$1,5484. Sin embargo, unos minutos después, el dólar recuperó las alzas que había registrado durante la noche.