Las palabras de Bernake, la caída del dólar o la caída del sector financiero. Son las explicaciones que encuentran los expertos para justificar las pérdidas del Ibex35. Eso sí, una tendencia que se podría invertir si finalmente Bernanke toma medidas más drásticas para favorecer a la economía estadounidense. Los 11.000 puntos podrían estar cerca.

Da igual cual sea la excusa, lo cierto es que los mercados encuentran más de una justificación para recoger beneficios. Aunque son muchos los expertos que abogan por un "clima alcista" en los mercados, hay otros que reconocen que la sobrecompra que acumulan muchos de los índices podría hacer pensar en una corrección inminente. La salvación podría ser la posible inyección, por parte de la Reserva Federal, de un nuevo estímulo monetario que diera alas a los índices. El banco central se encuentra en una nueva disyuntiva:  "toma medidas extraordinarias que hagan subir a los mercados o se decide por medidas más suaves que provoquen una frenada en los indicadores", reconoce Ángel de Benito, gestor de carteras de Banif.  De nuevo a "Helicopter Bernanke", como empieza a ser apodado el mandatario de la FED "lo único que le falta es tirar billetes verdes desde su helicóptero", reconoce el departamento de análisis de Dracon Partners EAFI.

Y es que fue el propio Bernanke el que decidió el pasado viernes que una intervención estaría más que justificada. No sólo por el nivel de inflación -demasiado baja- con una tasa de desempleo excesivamente alta. Tomar nuevas medidas de "quantitative easing", con la compra de bonos del tesoro como una de las opciones son algunas de las ideas que soltó el mandatario de la FED. Eso sí, manteniendo que es difícil establecer la cantidad exacta necesaria. Miguel Freijo, colaborador de Estrategias de Inversión reconoce que "esta mañana la prensa apunta que a Bernanke los tipos al 0-0.25% le parecen caros por lo que la nueva inyección será muy agresiva. Algunos gurús apuntan incluso que esta inyección podría estar entre los 100.000-200.000 millones al mes a través de la compra de bonos del tesoro". Este experto reconoce que  la debilidad del dólar será mayor "lo que provocará la pérdida de competitividad  de los países con otras divisas, como emergentes, Europa o Asia". 

Por el momento, la divisa estadounidense parece actuar de forma contraria.   Desde el pasado viernes, el  dólar ha recuperado cerca de un punto porcentual frente al euro.  El euro alcanza los 1.3869 billetes verdes.  El miedo vuelve a los mercados de divisas y, en consecuencia, a los mercados.  ElIbex35 descuenta algo más del 0.7% y cotiza en los 10.785 puntos a media sesión.  En caso de un recorte "los niveles que habría que vigilar son los 10.500 puntos pues, en caso de perderlos, el índice podría irse más abajo"; reconoce Carlos Doblado, analista de Bolságora.  Eso sí, en caso de que el selectivo español aboge por las subidas "y perfore los 11.000 puntos, las subidas serán importantes". Jorge del Canto, analista técnico reconoce que la operativa que se puede hacer sobre el índice "es al alza con la perspectiva de que supere los 10.958 puntos, una resistencia que en caso de ser superada incluso provocará la vuelta a los 11.900-12.000 enteros".

Entre las compañías que lastran la escalada del selectivo español, las financieras. Banco Popular cede más del 1.2%  mientras que Santander registra caídas superiores al punto porcentual, hasta los 9.39 euros.  Banesto algo más alejado descuenta un 0.8% de su cotización mientras que BBVA supera el medio punto porcentual de caída y vede sus títulos por 9.83 euros. En un día en que se conoce que la mora del sector financiero subió en agosto hasta el 5.61%, lo que supone una caída de 0.14 puntos respecto a la tasa del mes de julio.