La rentabilidad del bono español a diez años se sitúa en el 3,89%, frente al 3,20% del equivalente en la deuda alemana. El diferencial se estrecha de esta forma hasta los 69 puntos básicos, por debajo de los 74 puntos básicos que alcanzó justo después de la advertencia de S&P sobre el ráting de España, y que dejó la prima de riesgo en máximos desde julio.