Después de un despertar algo más relajado, la tensión se deja notar de nuevo en los mercados europeos de deuda pública. El diferencial de deuda de España se amplía ahora hasta los 94 puntos básicos, acercándose al punto porcentual. El de Grecia se incrementa hasta los 360 puntos básicos, antes de los mensajes del BCE.