Las empresas eléctricas acumularon un déficit de tarifa (diferencia entre ingresos y costes del sistema eléctrico) en los seis primeros meses del año de 2.325,3 millones de euros, lo que supone prácticamente multiplicar por diez los 267,6 millones registrados en el mismo periodo de 2007. Según la sexta liquidación de la Comisión Nacional de la Energía (CNE), el coste de la energía creció el 44,5%, hasta alcanzar los 6.890 millones, mientras que los ingresos aumentaron el 6,65% y se situaron en 7.584 millones, por lo que quedaron 694 millones para pagar los capítulos reconocidos legalmente.