Las compañías eléctricas acumularon en el primer trimestre del año un déficit tarifario de 99,2 millones de euros, lo que supone un 89,7% menos que en el mismo período del año anterior. En línea con los ejercicios anteriores, los ingresos del sistema fueron insuficientes para cubrir todas las actividades reguladas reconocidos en la tarifa eléctrica.