El déficit de la balanza de pagos de Francia se situó en 2.200 millones de euros en febrero, 300 millones menos que los registrados en enero, según los datos divulgados hoy por el Banco de Francia. La reducción del déficit tuvo que ver con una disminución de las inversiones directas francesas en el extranjero, que en febrero representaron 5.100 millones de euros, después de los 13.300 millones el mes precedente. Ese retroceso fue el que marcó la disminución del agujero de la cuenta de servicios, que quedó en 1.500 millones de euros en febrero, frente a los 1.000 millones de enero. El saldo negativo fue de 4.900 millones de euros en el intercambio de bienes, frente a los 4.800 millones el mes precedente. En la cuenta de ingresos, Francia tuvo un excedente de 3.200 millones de euros en febrero, comparados con los 3.300 un mes antes.