El déficit de la balanza de pagos en Francia fue de 2.200 millones de euros en marzo pasado, tras los 2.000 millones registrados en el mes anterior, según las cifras publicadas hoy por el Banco de Francia. El saldo de intercambio de bienes se mantuvo estable con un déficit de 4.900 millones de euros, mientras que el de servicios se degradó ligeramente, pasando a tener un superávit de 1.300 millones, frente a los 1.500 millones del mes anterior. El saldo de ingresos también empeoró, de los 3.500 millones registrados en febrero a los 3.400 millones de marzo, indicó el Banco de Francia en un comunicado. En la cuenta financiera de la balanza de pagos, las inversiones directas generaron salidas netas de 5.500 millones de euros, tras los 5.100 millones del mes anterior.