El déficit fiscal de Estados Unidos cayó durante el primer trimestre fiscal de 2010 en un 8% respecto al mismo ejercicio del año anterior, informaron este lunes fuentes del Gobierno norteamericano.
El significativo descenso del déficit se ha debido al aumento de los ingresos procedentes de los impuestos y a que finalmente se han destinado menos fondos públicos de los que se esperaba al plan de rescate del sector financiero, según las fuentes citadas por el rotativo.