El déficit fiscal de Estados Unidos cayó durante el primer semestre fiscal de 2010 en un 8 por ciento respecto al mismo periodo del año anterior, informaron fuentes del Gobierno norteamericano al diario 'The Washington Post'.  El significativo descenso del déficit se ha debido al aumento de los ingresos procedentes de los impuestos y a que finalmente se han destinado menos fondos públicos de los que se esperaba al plan de rescate del sector financiero, según las fuentes citadas por el rotativo.
Si la tendencia continúa durante lo que resta de año fiscal, añadieron, el déficit anual sería de 1,3 billones de dólares, 300 millones menos de los que había pronosticado el Gobierno estadounidense hace dos meses.

El diario precisa que la Casa Blanca no realizará ninguna declaración oficial sobre el déficit hasta que se realice la última revisión de los datos, prevista para finales de verano. Las fuentes consultadas por el 'Washington Post' hablaron en condición de anonimato porque los resultados de que disponen hasta el momento son preliminares y temen que el déficit vuelva a crecer a final del ejercicio fiscal, que concluye el 30 de septiembre.

El Partido Demócrata se enfrenta a una complicada campaña electoral de cara a las elecciones legislativas que se celebrarán a mediados de Noviembre. Los republicanos están utilizando el alto nivel de déficit fiscal previsto para este año, el mayor desde el final de la Segunda Guerra Mundial, como una de sus principales bazas electorales.