La balanza por cuenta corriente -que mide los intercambios con el exterior de bienes, servicios, rentas y transferencias- de los Veintisiete registró un déficit en el primer trimestre de 2009 de 50.800 millones de euros, el 9,9% más que en el mismo periodo del año anterior. En los tres últimos meses de 2008, el déficit corriente fue algo superior, de 57.300 millones. Según los primeros cálculos que hoy facilitó Eurostat, la oficina estadística comunitaria, la balanza de servicios tuvo un superávit de 15.300 millones, por debajo del excedente de 18.500 millones registrado en el primer trimestre del año pasado.