El déficit comercial de Estados Unidos se redujo más de lo previsto el pasado mes de julio hasta alcanzar los mínimos de 2008 gracias a la caída de la importación de crudo, fundamentalmente.
En concreto, el déficit se ha contraído un 22,4% hasta 34.200 millones de dólares, según se ha publicado hoy mismo el departamento de comercio estadounidense. (Ver comunicado)

Los expertos creen que esta tendencia podría cambiar si se afianza la recuperación económica en Estados Unidos, lo que probablemente aumentaría el ritmo de compras al exterior.



Los datos muestran un incremento de las exportaciones en algo más de un 2%, sobre todo gracias a la venta de productos petrolíferos y bienes de capital. Por el contrario, las importaciones se redujeron un 2,5% el pasado mes.