El déficit comercial de EEUU se situó en mayo en 26.000 millones de dólares, 2.800 millones de dólares menos que en abril (dato revisado) situando el indicador en su menor nivel desde noviembre de 1999, según cifras proporcionadas por el Departamento de Comercio estadounidense.
El retroceso del déficit refleja por un lado el incremento de las exportaciones a pesar de la crisis económica, con un aumento mensual del 1,6%, hasta 123.000 millones de dólares, y por el otro un retroceso de las importaciones, que se recortaron en 900 millones de dólares respecto a las de abril, que se situaron en 150.200 millones de dólares.

El incremento de las exportaciones se produjo especialmente en los sectores de suministro y materiales, alimentos, bebidas y otros bienes de consumo, mientras que descendieron las de componentes de automóviles y motores.