Los futuros del crudo negocian cerca de los 127 dólares el barril después de descender más de un dólar el lunes. El mercado concede más atención a la demanda en medio de los precios del petróleo en máximos, aunque los temores por el suministro siguen apoyando al crudo. El comienzo de la temporada de huracanes en el Atlántico el 1 de junio con la tormenta Arthur ha tenido como resultado el cierre de dos puertos petrolíferos en el Golfo de México el domingo, aunque la tormenta ahora se ha debilitado. "La tormenta no es un problema pero es otro factor a descontar del precio", ha afirmado Eugen Weinberg, de Commerzbank.