Los futuros del petróleo caen ligeramente mientras las bolsas descienden por toma de beneficios tras el fuerte repunte del miércoles. Sin embargo, los precios siguen cerca de sus máximos de seis meses, apoyados por la esperanza de un aumento de la demanda del periodo de vacaciones estivales de Estados Unidos y ante la preocupación por el suministro de gasolina tras los incendios en varias refinerías estadounidenses. La violencia del Delta del Níger también sigue siendo un factor que favorece el ascenso del precio del crudo, aunque la perspectiva económica todavía representa una barrera para las subidas. La advertencia de la Fed de que las expectativas sobre la magnitud de la recesión han empeorado en los últimos tres meses suscita algunas dudas sobre el reciente repunte en algunos mercados financieros.