El crecimiento de la economía española en los últimos trece años se ha traducido en un desigual reparto de la riqueza y ha provocado que, mientras que la renta salarial se ha estancado, la deuda de los hogares españoles se ha triplicado en ese periodo, según el Barómetro Social de España. Este estudio, presentado por el Colectivo Ioé y coeditado por el Centro de Investigación para la Paz y Traficantes de Sueños, recoge y analiza datos oficiales de 180 indicadores, entre 1994-2006, que abordan las principales dimensiones sociales, como la distribución de la renta y el patrimonio, el acceso a la vivienda, la contaminación ambiental o las relaciones internacionales.